Agresividad redirigida en gatos: comprendiendo por qué nos arañan o muerden

Si tienes un gato, es posible que en algún momento hayas experimentado mordiscos o arañazos, algo que puede ser desconcertante y doloroso. En este artículo, exploraremos la agresividad redirigida en gatos y nos centraremos en los ataques hacia humanos. Es un tema que despertó mi curiosidad cuando dos amigas, por vías diferentes, me hablaron de cómo sus gatos, con los que mantenían una buena relación, de repente un día les atacaron sin un motivo aparente. Cada día en compañía de animales es aprendizaje. Por eso, comprender las causas subyacentes y aprender cómo manejar adecuadamente estos comportamientos agresivos es esencial para mantener una relación segura y armoniosa con nuestros michis.

Definición y explicación de la agresividad redirigida en gatos

Seguramente te ha pasado alguna vez que, jugando con tu gato o acariciándolo, de repente te sorprende con un mordisco o un arañazo.

La agresividad redirigida en gatos es un comportamiento en el que un gato, en un estado de excitación o estrés, desvía su agresión hacia un objetivo diferente al estímulo original. Esto significa que el gato puede atacar o mostrar agresión hacia una persona, otro animal o incluso objetos inanimados que estén presentes en ese momento, en lugar de dirigir su agresión hacia la fuente inicial de su excitación o miedo.

Esto puede ocurrir en diferentes situaciones. Por ejemplo, mientras juegan de manera enérgica, algo puede alterar al gato, como un ruido fuerte, otro gato o incluso una situación que lo estrese. En lugar de lidiar con eso, el gato redirige su agresión hacia ti sin previo aviso.

Para empezar, no te preocupes, tu gato no está tratando de hacerte daño a propósito. Esta agresión es más bien una reacción impulsiva causada por ese estado emocional intenso en el que se encuentra. No se trata de algo personal. Tu gato no está «loco» ni seguramente sea «malo». Simplemente, necesita comprensión y apoyo para superar esta agresividad redirigida para la que necesitamos identificar sus causas.

Causas de la agresividad redirigida hacia los humanos

Veamos alguna de las causas que pueden estar detrás de este comportamiento.

  • Estimulación excesiva: A veces, nuestros juegos con los gatos pueden llevarles a un nivel de excitación que simplemente no pueden controlar. Su modo cazador se activa y, sin quererlo, nos convierten en su presa. Algunos mordiscos en la mano o en el brazo y las clásicas patadas de conejo son un buen ejemplo de ello en su nivel más suave.
  • Miedo y ansiedad: Los gatos son criaturas sensibles, y cuando se sienten amenazados o inseguros, pueden redirigir su agresión hacia algo que consideren menos intimidante.
  • Dolor o malestar físico: Este puede ser el primer síntoma de una enfermedad o patología. En estas situaciones, el gato puede volverse defensivo y redirigir su agresión hacia los humanos, ya que asocian el dolor con su presencia.
  • Territorialidad: Los gatos son animales territoriales y pueden percibirnos como invasores de su espacio personal. No es nada nuevo descubrir que la percepción de tu michi es que tú vives en su casa más que él o ella en la tuya. Si un gato se siente amenazado por la invasión de su territorio, puede recurrir a la agresión redirigida para protegerlo.
  • Estrés ambiental: Cambios significativos en el entorno del gato, como mudanzas, remodelaciones o la llegada de nuevos miembros a la familia, pueden generar estrés en el felino. Este estrés acumulado puede manifestarse como agresión redirigida hacia los humanos.
  • Traumas pasados: Los gatos que han experimentado traumas o abusos en el pasado pueden desarrollar una respuesta agresiva como mecanismo de defensa. En situaciones de estrés o miedo, estos gatos pueden redirigir su agresión hacia los humanos.

Reconociendo los signos de agresividad redirigida en gatos

Es importante poder identificar los signos de agresión redirigida en los gatos. Aquí hay algunos indicadores que pueden ayudarte a reconocer este comportamiento:

  1. Cola erizada y llena de energía negativa: Si notas que la cola de tu gato está erguida y parece «hinchada», es posible que esté experimentando agresividad redirigida. Esto muestra que está en un estado de excitación y puede estar a punto de manifestar un comportamiento agresivo.
  2. Orejas hacia atrás: Cuando las orejas de tu gato están apuntando hacia atrás de manera agresiva, es una señal clara de que está incómodo y podría recurrir a la agresión redirigida. Observa si sus orejas cambian de posición durante una interacción.
  3. Pupilas dilatadas: Las pupilas grandes y dilatadas pueden ser un signo de que tu gato está en un estado de alerta y tensión. Si notas que sus pupilas están más abiertas de lo normal, es posible que esté preparándose para mostrar agresión redirigida.
  4. Gruñidos, bufidos o siseos amenazantes: Estos sonidos vocales son señales claras de advertencia de agresión. Si tu gato emite gruñidos profundos, bufidos o siseos, es una indicación de que está en un estado de agitación y podría recurrir a la agresión redirigida si se siente acorralado o amenazado.
  5. Postura corporal tensa: Observa la postura general de tu gato. Si se muestra rígido, con el cuerpo tenso y los músculos contraídos, es una señal de que está preparado para la acción defensiva y podría atacar o mostrar agresión redirigida en cualquier momento.

El aprendizaje felino se basa en observación. Aunque muchas veces los ataques ocurren sin previo aviso, conocer a tu gato te ayudará a ver de forma clara cuando es o no es «el momento».

Manejo y prevención de la agresividad redirigida hacia los humanos

Cuando se trata de manejar y prevenir la agresividad redirigida hacia los humanos en los gatos, hay algunas pautas importantes que se deben seguir.

En primer lugar, es recomendable buscar la ayuda de un veterinario o especialista en comportamiento felino. Ellos podrán evaluar la salud física y emocional de tu gato y ofrecer estrategias de manejo personalizadas que se ajusten a sus necesidades específicas.

Es fundamental evitar la provocación. Esto significa reconocer las señales de que tu gato está alcanzando su límite y detener cualquier actividad que pueda sobreestimularlo. Observa su lenguaje corporal y si muestra signos de tensión o incomodidad, es mejor darle espacio y permitirle calmarse.

Además, es importante fomentar un entorno seguro para tu gato. Proporciónale un ambiente enriquecido con escondites, rascadores y zonas de descanso donde pueda retirarse y sentirse seguro en momentos de estrés. Esto le dará opciones para gestionar su ansiedad de manera más efectiva.

Una técnica útil es enseñar a tu gato a redirigir su energía y comportamiento agresivo hacia juguetes interactivos y actividades de caza apropiadas. Proporciona juguetes y objetos adecuados para que tu gato pueda liberar su energía y frustración de una manera segura y divertida.

No olvides utilizar el refuerzo positivo. Recompensa y elogia a tu gato cuando muestra un comportamiento adecuado. Esto fortalecerá los lazos entre vosotros y promoverá una actitud más positiva en tu gato.

Cada gato es único y puede requerir un enfoque personalizado para manejar su agresividad redirigida. Con paciencia, comprensión y las estrategias adecuadas, es posible ayudar a tu gato a superar estos comportamientos y promover una convivencia armoniosa y feliz entre tú y tu minino.

Arsenio Coto
Arsenio Coto
Especialista en growth, novato de felinos. Escribo para aprender y dar respuesta a los cientos de preguntas que me hago desde que Noa 🐱 y Flea 🐱 llegaron a mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *