10 alimentos tóxicos para gatos y otros que debes evitar

En este artículo, vamos a explorar los alimentos que son perjudiciales para la salud de tu gato. Como puedes imaginar, es crucial conocer qué alimentos debes evitar para mantener a tus michis sanos y felices. La alimentación adecuada es una parte esencial del cuidado de un gato. Ya sabes eso que se dice de que «somos lo que comemos». Con ellos, ocurre exactamente igual.

Lo percibo especialmente cuando cambio de marca de pienso. Su pelo y su aspecto general puede cambiar un montón. Lo mismo ocurre con los alimentos que tenemos a mano en la cocina. Hay ciertos alimentos que, aunque puedan ser seguros para los humanos, pueden ser extremadamente peligrosos para ellos.

Los gatos tienen necesidades nutricionales específicas, distintas de las nuestras, así que es bastante lógico que algunos alimentos puedan ser tóxicos. En este artículo, repasaremos los principales alimentos prohibidos para los gatos, así como las razones detrás de estos riesgos. Además, al final encontrarás recomendaciones sobre cómo manejar situaciones en las que tu gato pueda haber ingerido alguno de estos alimentos peligrosos. Vamos allá.

¿Cuáles son los alimentos prohibidos para gatos?

1. Chocolate

El chocolate contiene teobromina, un compuesto que los gatos no pueden metabolizar correctamente. La ingestión de chocolate puede causar síntomas como vómitos, diarrea, ritmo cardíaco irregular, temblores e incluso la muerte. La cantidad de teobromina varía dependiendo del tipo de chocolate; el chocolate negro contiene niveles más altos que el chocolate con leche.

Recomendación: Mantén todos los productos de chocolate fuera del alcance de tu gato y asegúrate de que los niños también entiendan que no deben compartir su chocolate con la mascota. Si sospechas que tu gato ha consumido chocolate, contacta a tu veterinario inmediatamente.

2. Cebolla y ajo

Cebollas y ajos contienen compuestos que pueden dañar los glóbulos rojos de los gatos, causando anemia. Incluso en pequeñas cantidades, estos alimentos pueden ser peligrosos. El consumo repetido puede provocar debilidad, letargo, y dificultades respiratorias.

Recomendación: Evita dar cualquier comida que contenga cebolla o ajo, incluso en polvo, a tu gato. Esto incluye alimentos procesados y preparados que a menudo contienen estos ingredientes en pequeñas cantidades.

3. Uvas y pasas

El consumo de uvas y pasas puede llevar a insuficiencia renal en gatos. Los síntomas iniciales incluyen vómitos y letargo, y pueden desarrollarse hasta problemas más graves como la disminución del apetito, dolor abdominal y una disminución en la producción de orina.

Recomendación: Nunca ofrezcas uvas o pasas como golosina y asegúrate de que no caigan accidentalmente al suelo. Asegúrate de informar a todos los miembros de la familia sobre los riesgos que presentan estos alimentos.

4. Alcohol

El alcohol tiene un efecto mucho más fuerte en los gatos que en los humanos. Incluso una pequeña cantidad puede provocar vómitos, diarrea, problemas de coordinación, dificultad respiratoria, coma y muerte. Los productos fermentados como masa de pan también pueden producir alcohol en el estómago de tu gato.

Recomendación: Mantén todas las bebidas alcohólicas fuera del alcance de tu gato y asegúrate de limpiar cualquier derrame inmediatamente. No dejes vasos con alcohol desatendidos.

5. Cafeína

La cafeína, presente en café, té, refrescos y algunos medicamentos, puede causar una variedad de síntomas peligrosos en los gatos, como hiperactividad, ritmo cardíaco acelerado, temblores y convulsiones.

Recomendación: Asegúrate de que tu gato no tenga acceso a bebidas con cafeína ni a restos de café molido o bolsitas de té usadas. Si tu gato muestra signos de intoxicación por cafeína, busca atención veterinaria de inmediato.

6. Huesos y espinas

Los huesos pequeños de pollo y las espinas de pescado pueden astillarse y causar obstrucciones o perforaciones en el tracto digestivo de tu gato. Además, los huesos pueden causar asfixia o dañar sus dientes.

Recomendación: Ofrece a tu gato solo carne deshuesada y asegúrate de que cualquier pescado esté libre de espinas. Puedes cocinar la carne y el pescado sin condimentar para asegurar la salud de tu mascota.

7. Xilitol

El xilitol es un edulcorante común en muchos productos sin azúcar, como chicles y caramelos. En los gatos, puede causar una rápida liberación de insulina, llevando a hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en sangre), convulsiones y fallo hepático.

Recomendación: Verifica los ingredientes de los productos antes de dárselos a tu gato y evita cualquier cosa que contenga xilitol. Ten especial cuidado con los productos para el hogar que puedan contener este edulcorante.

8. Aguacate

El aguacate contiene persina, que puede causar problemas digestivos, vómitos y diarrea en los gatos. Todas las partes del aguacate, incluyendo la piel y el hueso, pueden ser tóxicas.

Recomendación: No permitas que tu gato consuma aguacate ni cualquier parte de la planta del aguacate. Mantén los aguacates fuera de su alcance y asegúrate de que los residuos sean desechados adecuadamente.

9. Frutos secos

Frutos secos como las almendras, nueces y nueces de Brasil también pueden ser peligrosos debido a su alto contenido en grasas y, en algunos casos, la presencia de toxinas. Las nueces de macadamia pueden causar debilidad, depresión, vómitos, temblores y hipertermia en gatos. Además, los frutos secos pueden causar obstrucciones en el tracto digestivo debido a su tamaño y dureza.

Recomendación: Mantén todos los frutos secos fuera del alcance de tu gato y evita incluirlos en cualquier comida que pueda consumir. Informa a los miembros de tu hogar sobre los peligros de estos frutos secos.

10. Cítricos

Los cítricos, como naranjas, limones, limas y pomelos, contienen ácidos cítricos y aceites esenciales que pueden causar irritación y malestar digestivo en los gatos. En algunos casos, la ingestión de grandes cantidades puede llevar a problemas más graves, como temblores o daños en el sistema nervioso central.

Recomendación: Evita dar cítricos a tu gato y mantén cualquier producto que contenga cítricos fuera de su alcance. Los gatos suelen tener una aversión natural a los cítricos debido a su olor fuerte, pero es mejor prevenir cualquier posible contacto​​.

Otros alimentos que debes evitar en la dieta de tu gato

Lácteos

Aunque los gatos pueden disfrutar de la leche, muchos son intolerantes a la lactosa. La ingestión de lácteos puede causar malestar estomacal, diarrea y otros problemas digestivos. Aunque la imagen del gato bebiendo leche es común, no es recomendable.

Recomendación: Evita dar leche y otros productos lácteos a tu gato. Hay opciones de leche sin lactosa especialmente formuladas para gatos disponibles en tiendas de mascotas.

Azúcar y cereales

El azúcar y los cereales, como el trigo, arroz o maíz, no son tóxicos para los gatos, pero pueden causar problemas de salud a largo plazo si se consumen en exceso. El azúcar puede contribuir a la obesidad y problemas dentales, mientras que los cereales pueden causar problemas digestivos y alergias en algunos gatos.

Recomendación: Limita el consumo de alimentos que contengan azúcar y cereales en la dieta de tu gato. Opta por alimentos específicos para gatos que contengan ingredientes adecuados para sus necesidades nutricionales.

Comida para perros

Aunque pueda parecer similar, no debes alimentar a los gatos con comida para perros debido a sus distintas necesidades nutricionales. La comida para perros carece de taurina, vitamina A y ácido araquidónico, esenciales para la salud felina. Además, tiene menos proteínas y más carbohidratos, lo cual no es adecuado para los gatos, que son carnívoros obligados. Alimentar a los gatos con comida para perros puede llevar a deficiencias graves y problemas de salud a largo plazo.

Recomendación: Opta siempre por alimentos formulados específicamente para gatos para asegurar una nutrición adecuada y consulta a tu veterinario para cualquier duda sobre la dieta de tu mascota.

Plantas

Aunque no son un alimento propiamente, varias plantas comunes pueden ser tóxicas para los gatos. Algunas de las plantas más peligrosas incluyen:

  • Lirios: Todas las partes del lirio son altamente tóxicas y pueden causar insuficiencia renal aguda.
  • Dieffenbachia (Caña mansa): Puede causar irritación oral, hinchazón y dificultades para tragar.
  • Potos: Puede causar irritación oral, vómitos y dificultad para tragar.
  • Aloe vera: Puede causar vómitos, letargo y diarrea.

Recomendación: Mantén estas y otras plantas tóxicas fuera del alcance de tu gato. Si tienes plantas tóxicas en casa, considera reemplazarlas por opciones seguras para mascotas​​.

¿Qué debo hacer si mi gato come algo tóxico?

Si sospechas que tu gato ha ingerido algo tóxico, contacta a tu veterinario de inmediato. No intentes inducir el vómito sin la recomendación de un profesional. Mantén la calma y sigue las instrucciones del veterinario para asegurar la mejor atención para tu mascota. Aquí hay algunos pasos que puedes seguir mientras esperas la ayuda veterinaria:

  1. Mantén la calma: Los gatos pueden detectar tu estrés, lo que puede empeorar la situación.
  2. Identifica el tóxico: Intenta determinar qué y cuánto ha ingerido tu gato.
  3. No induzcas el vómito: A menos que tu veterinario te lo indique específicamente.
  4. Proporciona información detallada: Cuando hables con el veterinario, proporciona tanta información como sea posible sobre lo que tu gato ha ingerido.

Alimentos alternativos seguros para gatos

Es importante saber que hay muchos alimentos seguros que puedes ofrecer a tu gato como golosinas o complementos ocasionales a su dieta regular de comida para gatos. Algunas opciones incluyen:

  • Pollo cocido: Sin huesos ni piel.
  • Pescado: Cocido y sin espinas.
  • Huevos: Cocidos, nunca crudos.
  • Calabaza: Cocida, sin sal ni condimentos.
  • Zanahorias: Cocidas y en pequeñas cantidades

Conclusión

Proteger a tu gato de alimentos tóxicos es una parte esencial del cuidado responsable de las mascotas. Siempre es mejor proporcionar alimentos específicamente formulados para gatos y consultar a tu veterinario si tienes dudas sobre la seguridad de ciertos alimentos. Una dieta casera para gatos siempre es posible, teniendo en cuenta sus necesidades nutricionales y los alimentos prohibidos. Mantener una dieta adecuada y segura garantizará que tu gato tenga una vida larga y saludable.

Arsenio Coto
Arsenio Coto
Especialista en Growth, aprendiz de gatos. Poco a poco formándome como especialista en comportamiento felino con varios cursos. Escribo para aprender y dar respuesta a los cientos de preguntas que me hago desde que Noa 🐱 y Flea 🐱 llegaron a mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *