Cómo refrescar a tu gato para que disfrute del verano en casa

¡Hola, mininos! La semana pasada estuve de visita por la capital. Más allá del calor que hacía, enseguida me acordé de mis gatos y de cómo muchas personas con michis en un lugar como Madrid pueden proporcionar confort a sus gatos con temperaturas en casa rondando los 30ºC. Así que tras hablar con amigos que viven cada día esta situación surgió esta entrada, que espero os sea útil. Vamos allá.

Llegó el verano y, como buenos dueños responsables, sabemos que debemos prestar atención extra a nuestros gatos para asegurarnos de que estén frescos y cómodos durante esta temporada calurosa. Los gatos pueden ser muy sensibles al calor, y es nuestra responsabilidad protegerlos del estrés térmico y garantizar que disfruten de un verano agradable. En este artículo, te brindaremos consejos prácticos y trucos cercanos respaldados por expertos para que tu gato se mantenga fresquito y feliz en los días calurosos.

El impacto del calor de verano en los gatos

No solo a nosotros nos afecta el calor. A los gatitos les afecta también, y es importante saber cómo el calor puede influir en su bienestar. A diferencia de nosotros, los gatos no pueden regular tan eficientemente su temperatura corporal. Eso significa que son más propensos a sufrir golpes de calor, deshidratación y malestar cuando suben las temperaturas. Piensa que la temperatura ambiente de confort para los gatos suele situarse entre los 20 y 25°C. Algunos gatos pueden tolerar temperaturas ligeramente más altas o más bajas, pero es esencial asegurarse de que no se expongan a temperaturas extremas que puedan ser perjudiciales para su salud.

Señales de que mi gato está pasando calor en verano

En el caso de mis gatos, hay dos señales inequívocas de la llegada del calor. La primera es que empiezo a encontrármelos desparramados por el suelo del pasillo, en la cocina y en aquellos lugares más fresquitos. La segunda es la caída de un montón de pelo, como mecanismo de autorregulación de temperatura. Cuando un gato tiene calor en casa, puede mostrar diversas señales.

Ahí está mi gatita Noa aclimatándose sobre las baldosas fresquitas del baño

Algunas de las señales más comunes de que tu gato puede estar sintiendo calor en el entorno doméstico:

  1. Respiración rápida: Si notas que tu gato está respirando de manera rápida o agitada, podría ser una indicación de que está tratando de regular su temperatura corporal.
  2. Buscar zonas frescas de casa: Los gatos buscarán lugares frescos en casa cuando tengan calor. Podrías observar que se acuesta sobre pisos de baldosas o busca zonas sombreadas donde la temperatura sea más baja. En mi caso durante los días de más calor Noa y Flea se pasan el día tumbados sobre el suelo para evitar el calor del sofá.
  3. Beber más agua: Un gato que tiene calor puede beber más agua de lo habitual para hidratarse y regular su temperatura.
  4. Lengua extendida: Si ves a tu gato con la lengua extendida, es posible que esté tratando de enfriarse. Los gatos pueden sacar la lengua cuando tienen calor para ayudar a disipar el calor corporal.
  5. Inactividad y letargo: El calor puede hacer que los gatos se sientan más cansados y menos activos. Si notas que tu gato está menos juguetón o pasa más tiempo descansando, podría ser una señal de que está lidiando con el calor.
  6. Pelaje más delgado: Algunos gatos pueden presentar una pérdida temporal de pelo durante los meses más calurosos para ayudar a mantenerse frescos. Observa si el pelaje de tu gato parece más delgado o si se están produciendo cambios en su apariencia.
  7. Irritabilidad o cambios en el comportamiento: El calor puede afectar el estado de ánimo de un gato, haciendo que se muestre más irritable o que tenga cambios en su comportamiento habitual. Presta atención a cualquier cambio en el comportamiento de tu gato que pueda estar relacionado con el calor.

Genera un entorno fresco para gatos en casa

Ahora que ya sabemos cómo detectar que nuestros michis están fuera de su temperatura de confort, veamos como puedes convertir tu casa en un oasis de frescura felina.

  1. ¡Pon en marcha esos ventiladores! Los gatos adoran la brisa fresca, así que coloca ventiladores estratégicamente para que circule el aire en las zonas donde a tu gato le gusta pasar tiempo.
  2. Cierra las cortinas. Si vives en una zona de mucho calor, durante las horas más calurosas del día, mantén las cortinas o persianas cerradas para evitar que entre el sol abrasador y mantén tu hogar más fresco.
  3. Abate ligeramente las ventanas. Si vives en una zona en la que la apertura de ventanas puede proporcionar un poco de brisa agradable, puedes abatir un poco las ventanas para reducir el efecto invernadero de tu casa. Mi consejo es que abras tan poco como te permita la entrada de un poco de aire y limite el acceso de tu gato a ese hueco, para evitar disgustos.
  4. Toallitas fresquitas al rescate. Coloca camitas o mantas frescas en áreas sombreadas donde tu gato pueda echarse una siestecita refrescante. Con un enfriador congelado o una bolsa de hielo envuelta en una toalla, puedes crear un recurso muy apetecible para tu gato ¡Seguro que lo agradecerá!

Hidratación adecuada para el calor

Al igual que ocurre con nosotros, humanos, mantener a tu gato hidratado es clave para llevar mejor el calor. Como ya sabes que no es fácil convencer a nuestros gatos para que hagan algo que no les apetezca, el truco que te propongo es crear recursos atractivos. Algunos consejos para que tu gato afronte el calor bebiendo suficiente agua:

  1. Bebederos múltiples y frescos: Coloca varios recipientes de agua limpia y fresca en diferentes áreas de la casa. Así tu gato siempre tendrá acceso fácil a su fuente de hidratación.
  2. ¡Agua fresquita, por favor! Asegúrate de cambiar el agua con regularidad para mantenerla fresca y apetecible para tu gato. Puedes añadir un poco de hielo. Yo utilizo unas esferas grandes, especiales para copas, que tardan un buen rato en derretirse. A mis gatos les gusta trastear un poco con ellas.
  3. Fuentes de agua para gatos: A muchos gatos les encanta beber agua en movimiento. Piensa que es algo más natural que el agua estancada. Puedes considerar instalar una fuente de agua para gatos que mantenga el agua circulando. Desde que la tengo repongo mucha más agua que en los recipientes que utilizaba antes, el agua está más limpia y es más apetecible ¡Será como un bebedero de lujo para tu minino!
La hidratación, importante, aunque sea de tu propia cena

Algunos consejos extra para refrescar tu casa (y tus gatos) en verano

Si vives en una zona especialmente calurosa necesitarás enfriar tu casa optimizando el uso del aire acondicionado. Algunas opciones que puedes utilizar son:

  1. Cepilla a tu gato con regularidad. Ayúdale a eliminar ese pelo que sobra para que se sienta más fresco. Puedes utilizar un cepillo de púas o uno para eliminar todo el pelo muerto de forma fácil.
  2. Ventilación cruzada: Abre ventanas estratégicamente para permitir que el aire caliente salga y el aire fresco entre. Usa ventiladores cerca de las ventanas abiertas para impulsar el flujo de aire. Durante las horas más frescas, si existen, puedes aislar a tus gatos en una habitación y abrir durante unos 10-20 minutos las ventanas de par en par para que la temperatura interior se parezca más a la exterior. Obviamente, puedes aplicar este truco cuando fuera hace más fresquito que en casa.
  3. Ventiladores y hielo: Utiliza ventiladores en diferentes habitaciones para circular el aire y crear una sensación de frescor. Coloca hielo frente a los ventiladores para que el aire circulado sea más fresco.
  4. Ventiladores de techo: Utiliza ventiladores de techo para crear una brisa refrescante. Asegúrate de que estén configurados en el modo de giro hacia abajo.
  5. Persianas o cortinas: Mantén cerradas las persianas o cortinas durante las horas más calurosas para bloquear el calor del sol.

En conclusión

¡Ya tienes todos los trucos para que tu gato disfrute de un verano fresco y feliz! Recuerda que cada gato es único y puede tener preferencias individuales, así que observa a tu minino y adapta estos consejos según sus necesidades. Y no olvides estar atento a cualquier señal de malestar relacionada con el calor. Si notas algo preocupante, no dudes en buscar atención veterinaria. Si conoces o tienes algún truco que te gustaría compartir con nosotros, déjalo en los comentarios para que podamos aprender juntos. Con amor, cuidado y estos consejos, tu gato estará listo para disfrutar de un verano lleno de diversión y frescura. ¡A disfrutar juntos de la mejor temporada del año!

Arsenio Coto
Arsenio Coto
Especialista en Growth, aprendiz de gatos. Poco a poco formándome como especialista en comportamiento felino con varios cursos. Escribo para aprender y dar respuesta a los cientos de preguntas que me hago desde que Noa 🐱 y Flea 🐱 llegaron a mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *